Agricultura

Rotacion de cultivos en los Bancales

 

 Cosecha Curcubitácea:
Zapallos, Esponja Vegetal, Cucuxa Longa, Andaí

 
 



 Frutales y Huerta

 Vivero y Plantines

Si plantas en diferentes momentos, siempre hay algo que cosechar y algo creciendo.
 

Trigo orgánico




Huertas y belleza

 Plantines frutales


 Algunas cosechas...
Guardemos las semillas!




 Albahaca santa, planta que se hace arbusto.

MANDIOCAL:

 
Se reproduce por rama, plantando trocitos del tallo.



 Las "lentejitas del agua" fijan nitrógeno.




"Cuando cambiamos la manera de cultivar nuestro alimento entonces cambiamos nuestra comida, a la sociedad y nuestros valores"  Masanobu Fukuoka



¿Qué es un bosque comestible?

Un bosque comestible es un ecosistema que produce alimentos y otros productos de gran utilidad como leña o plantas medicinales. Se trata de un sistema perenne con un mantenimiento mínimo que permite el ahorro de agua, energía y dinero. Pero sobre todo, crea belleza, bienestar, salud y contribuye a incrementar la biodiversidad y a frenar el calentamiento de la Tierra.
Los bosques comestibles imitan el funcionamiento de reservas naturales, en el que se pueden encontrar frutas, hierbas medicinales, hojas comestibles, raíces y hongos. Las propias plantas ayudan con el control de las plagas y malezas, por lo que no se necesitan químicos ni fertilizantes.



El proyecto “Bosque Comestible” tiene por objetivo la investigación, el desarrollo tecnológico apropiado, capacitación, asesoramiento y extensión con miras a contribuir al desarrollo sostenible del sector agrícola, pecuario, forestal de las poblaciones rurales asentadas en su zona de influencia, a través del establecimiento de un modelo agroforestal integral.

El “Bosque Comestible” imita los patrones naturales de crecimiento forestal, dando la posibilidad de un sistema que en proporción demanda una pequeña cantidad de energía externa y más aportan en su producción, proporcionando una gran estabilidad.

El proyecto tiene en vistas la posibilidad de articular con diferentes actores locales ( vecinos, escuelas, bachilleratos, granjas agroecológicas, proyectos turísticos, ) en pos de una construcción social colectiva, distribuyendo el conocimiento generado a través de actividades puntuales (talleres, charlas, asesorías, tesis estudiantiles etc.) para las diferentes áreas de acción que propone el emprendimiento.

El potencial de este proyecto después un proceso de análisis y evaluación estará disponible para la comunidad considerando parámetros como la productividad, rentabilidad económica, impacto sobre el medio ambiente y su capacidad de réplica.









C u l t i v a n d o e n l a s e l v a . . .

La vegetación misionera se presenta claramente como una formación selvática, muy densa y con especies cuyas diferentes alturas determinan estratos, donde se encuentran plantas trepadoras, epífitas (las que producen su propio alimento y usan como apoyo el tronco de otros árboles) y enredaderas. La selva misionera o monte, de alto régimen pluviométrico, prolonga en nuestro país la selva brasileña que sigue el curso del río Paraná. Presenta más de dos mil especies que crecen como en un enorme invernadero, donde la temperatura y la humedad son elevadas. Desde el suelo hasta la copa de los árboles más altos las especies se van desarrollando según sus posibilidades. En el estrato superior se encuentran los árboles de mayor altura, que pueden llegar hasta los 30 40 metros, y los de menor porte que crecen debajo de los gigantes. En el estrato intermedio se desarrollan los arbustos y en el inferior se extiende un manto de hierbas. Además hay un último estrato formado por musgos, helechos muy pequeños y las hojas que caen de los árboles.

Las lluvias, con un promedio de 2.000 mm anuales, son provocadas por vientos procedentes del Atlántico. Los valores elevados y permanentes de temperatura y humedad relativa convierten esta área en un inmenso invernadero que reúne las condiciones esenciales para la exuberante manifestación de vida vegetal: luz, temperatura y agua.





Estratos de vegetación en la selva misionera:

Esta selva se caracteriza por seis estratos perfectamente identificables entre el suelo y la copa de los árboles más altos:
1 Estrato de los árboles gigantes o emergentes 

Entre ellos se cuentan el guatambú blanco, el laurel negro y la cancharana, además de algunos representantes de la familia de las leguminosas, como el incienso, el ivirá pita y el rabo molle, con más de 30 m de altura.

2 Estrato de los Arboles Grandes y 3 Estrato de los Medianos 
Uno de los miembros más espectaculares de estos estratos es el timbo o pacará (oreja negra), de gran altura y grosor, mientras entre los más llamativos destaca el guapoy. Este último estrangula y asfixia a otro árbol, el cual le sirve de soporte y del cual vive en forma parásita; al final, los restos del árbol original quedan dentro del guapoy, que luego alcanza alturas de más de 20 m y desarrolla una gran copa. Otras especies de menor tamaño, pero que se confunden en el estrato de los emergentes, son la palmera pindó, el aguay, el laurel amarillo y, en menor grado, el petiribí.

4 Estrato Intermedio
Lo constituyen básicamente los renovales de árboles pertenecientes a los estratos superiores, los helechos arborescentes típicos de regiones tropicales y los arbolitos de frutas carnosas.

5 Estrato Arbustivo y 6 Estrato Herbáceo
Estos dos últimos se desarrollan en un ambiente de penumbra creado por los estratos superiores, con una gran cantidad de helechos y arbustos entre los que destaca la ortiga brava, una especie de hojas de gran tamaño y urticante al tacto. Además se hallan diseminados en toda el área inmensos e impenetrables cañaverales de 20 a 30 m de altura, con especies como el tacuarembó y el tacuaruzú. Sobre los troncos de árboles grandes y entre los de arbustos y renovales crecen plantas epífitas y varias especies de orquídeas, helechos y bromeliáceas, que incluyen claveles del aire y el caraguatá También son abundantes los gúembés y algunas cactáceas, como el rhipsalis.


La floración ocurre durante todo el año y, por ende, existen siempre variados frutos que sirven de alimento para aves y mamíferos terrestres del lugar 

Leguminosas nativas (fijan nitrógeno)
Los ejemplares más altos superan los 30 metros, y presentan varios tipos que pertenecen a la familia de las leguminosas (con hojas caedizas y compuestas y frutos en forma de chaucha). Entre las especies más conocidas se encuentran las siguientes.

Incienso: Alcanza en la selva alturas de hasta 20 metros y diámetros de 1 metro. Por la calidad de su madera, reemplaza al nogal europeo en la fabricación de escritorios y muebles enchapados.
Palo rosa: Muchos lo llaman "el gigante de las selvas del Iguazú"; tiene una madera dura, muy apta para todo trabajo de carpintería en general.
Guatambú: Está entre los más altos y pertenece por eso al estrato superior de los grupos arbóreos; se usa también en la confección de muebles de alta calidad
Lapacho: Es un árbol que requiere mucha humedad, alcanza alturas notables de hasta 30 metros con diámetro de 1,50 metro. Proporciona rollizos aptos para ser aserrados debido a que sus troncos son generalmente rectos, sanos y carentes de nudosidades.
Pino Paraná: En realidad es una araucaria. Es uno de los más altos, puede llegar a medir 35 metros. se han encontrado ejemplares de más de 200 años.



Listado de Árboles Nativos:


Yuquerí 

Anchico blanco

Kocú

Niño rupá

Chachí bravo
Grapia
Guatambú amarillo
Palo rosa
Alecrín
Yerba mate
Ingá(Amargo)
Caroba
Rabo-itá 
Rabo-molle
Ibirá-itá-morotí
Sota caballo
Canela do brejo o Espuela de gallo
Isapuy-guazú
Isapihy o Ysapy-y-miní"
Camboatá blanco
Cangorosa
Tacuapí
Ibáporotití
Incienso
Laurel amrillo
Laurel negro
Laurel ayuí
Guaica
Anchico colorado
Guayaibí o Guayubira
Caña fístola
Jaborandí
Pariparoba
Mata ojos
Persiguero
Quina
Marmelero
Fumo bravo
Ñandipá 
Ñuatí-curuzú
Carne de vaca
Timbó blanco
Guatambú blanco
Pata de buey
Peteribí-morotí o Loro blanco
Cancharana 
Guabira
Buro-caá
Ambay
Cedro
Tala trepadora
Peteribí o Loro negro
Varana
Camboatá colorado
Samohú o Palo borracho
Aguay
Vasuriña
Tacuarembó
Maria preta
Chachí manso
Ambay-guazú
Timbó
Guabijú
Cerella 
Ubajay
Palmito
Temberatí amarillo
Temberatí-hú
Mamica de cadela
Mboreví-caá
Higuerón
Espina de corona
Yatevó
Ibirá-obí
Pindó
Lapacho amarillo
Lapacho negro
Palo pólvora
Catiguá
Kokú-rá
Ortiga brava
Tarumá
Ingá dulce